jueves, 10 de junio de 2021

Sintiendo, allalantrón, una tonada...

 

Taba yo rozando pela tarde cerca’l caborniu, cuando’l velociraptor Masgallu salió h.ispiando pa onde’l camín. Deseguidina aprució acompañáu d’Espi la Mariñana y Lluis de Turiellos, que veníen con unes focetes al costazu. 

-Cóime –díxi-yos yo-, paezme que güe diomos por andar de llimpieza a toos…

-Pues sí, Xanu –arrepostió Lluis-, venimos Espi y yo de llimpiar de morgazu’l castañéu, que nestes dómines xuxe de meter mieu y, ente’l felechu y los escayos, nun hai quien entre allá si nun se roza.

 

-Sabía qu’andábeis per ende –contesté yo-. Enantes sintí cantar, allalantrón, una tonada y paecióme la voz d’Espi. Yá sabéis que los soníos en monte son más ñidios que na villa. Equí sientes bien lloñe les esquiles, cabruñar…y cantar también.

 

-Claro, Xanu. Eché dalguna mientres trabayábamos. Yá sabes que soi cantarina y nun me cuesta gota echar una si cuadra –intervino Espi.                   

 

-Agora que lo pienso, tengo en caborniu un par d’encargos que me fixístis. Voi entrar por ellos. Torno volao.

Metíme entós pa la mio morada y salí darréu colos encargos que fixere. Y púnxime yo:


-Mira Espi, equí tienes el par de madreñes que m’encargasti apocayá, y también unos escarpinos de llana d’oveya xalda. Y tu, Lluis, equí tienes una pipa de maíz ñueva, que ta tuya yá anda mui esgoncipliada.

Agradeciéronme abondo los regalos. Espi calzó les madreñes bien gayolera y Lluis estrenó la pipa nel intre. Entós díxi-y yo a la Mariñana:

 

-A, ne, yá que te sintí enantes cantar allá pal castañéu, ¿por qué nun eches una agora?. La verdá ye que cantes mui curiosino.

 

-¡Claro, hom!. A ver si te gusta esta:
 

Asoméme a to ventana

por ver qué tabes faciendo,

fariñes nuna madreña

vaya muyer de gobierno.

¡ixuxú!

Aplaudimos Lluis y yo’l cantar y díxe-y entós al mio amigu:

-Oi, Lluis, toi pensando que teníes que te poner a tocá la gaita p’acompañar a Espi…

-¡Meca, Xanu –respondió él-, toi yo pa tocar gaites. ¡Si lo más qu’algamo ye a xiblar y mal!.

-Hai una cosina que me presta cuando canta Espi. Ye’l vezu que tien de rematá les tonaes con un ixuxú. Anguaño ye perdifícil sintilo y yo préstame cuando acaben col rinflíu, anque lo importante daveres ye’l cantar y entonalu bien, claro –puntualicé yo.

-Antiguamente l'ixuxú echábenlu muncho. Y ñon namás que pa cantar o amosar allegría. Tamién pa retase y solmenase nes romeríes, o cuando andaben los mozos de ronda, valía pa la folixa y la engarradiella. Un gritu d'afitamientu, mialma -comentó Espi.

-Pues nada, Xanu, yá sabes ónde pues atopar cantadora  cuando quieras sintir una -dixo Lluis señalando pa Espi-. Y agora vamos entainar camín p’alantre, nun vaya echásenos la nueche encima...

Despidímonos entós, y los mios amigos siguieron al so aldu.

Empecipiaba a tapecer. Masgallu y yo dimos una vuelta pela contorna pa curiar que taba too n’orde. La nueche apuntaba que diba tar ñidia y sele. Y, como yá vos cunté dayures, tengo’l vezu dende rapacín de sentame estes nueches albintestate a comer fariñes con una cuyar de madera mientres agüeyo pa les estrelles que ceguñen en cielu. Entré nel caborniu y fixe un platu d’elles. Y equí toi, cola nueche anubriendo la viesca, comiéndoles y mirando pal cielu, mientres siento arruxidar a los grillos y les gates de lluz asonsañen a les estrelles allumando nos bardiales…

                                                                          



miércoles, 26 de mayo de 2021

Charrando de les madreñes

 

Siempre me gustaron los muxinos y los perros. Pero pa curiá’l requexu onde vivo nun tengo nin unos nin otros. Fáimelo un velociraptor llamáu Masgallu pol aquel gayasperu col que se mueve dayuri. Tamién ye un bon anfitrión qu’acompaña a les mios visites. Pues taba yo l’otru día entamándola con un par de madreñes cuando apaeció Masgallu acompañando a Sidru’l Guirriu y a Espi la Mariñana, que veníen afalagándolu y faciéndo-y patagüeyos.

Saludémonos y ponse Sidru:

-Cóime, Xanu, veo que tas faciendo un par de madreñes.

-Pues sí, amigu, estes encargómeles Xuan Moñiz d’Ambás. Voi rematales grabándoles con un dibuxu y barnizándoles. Tamién-yos voi poner unes canteses y ferrales con gomes.

-Préstame ver tovía pares de madreñes a la puerta de dalgunes cases de les zones rurales o que tienen corrada. Magar nun tienen la utilización d’antiguamente, tovía-yos faen serviciu a la xente y siguen usándose –comentó Espi la Mariñana.

-Pues sí –intervino Sidru-, y hasta dacuando pue vese a daquién calzándoles pel cascu urbanu de les nuestres villes. Y quiero facer finca nesti puntu. Les madreñes ñon namás que fueron un calzáu venceyáu al mediu rural. Hubo, y entá queda, una utilización urbana de les madreñes. Llimpiábense y calzábense como si fueren zapatos nes nuestres villes. Había hasta un tipu de madreñes iguaes más fines pa estos usos, pues yeren pa pasiar y ñon pa trabayar na güerta o na corte.

-Y también s’usaron como calzáu pola xente minero –añadió Espi-. Vese en bien de semeyes antigües. Amás, de pasu, veníen a sirvir como lo qu’hoi conocemos como calzáu de seguridá, porque pa machucar los deos teníen que francer primero les madreñes o los zuecos nos sitios onde los usaben.

-Ye bien interesante lo que me tais cuntando sobre les madreñes –intervine yo-. Y recuerdo tener visto a xente calzaes ferraes con clavos, antes de que vinieren les gomes pa pone-yos, como se fai actualmente. Yo faigo dacuando dalgún par d’elles cuando me les encarguen, como nesti casu. Tamién me presta facer otros trabayos artesanos, como zapiques, gaxapos, goxos, vexigos…

-Pues sí –dixo Sidru’l Guirriu-, les artesaníes tradicionales son abondes y prestoses. Y por suerte, nun tán toes desaniciaes, como ye’l casu de de les madreñes, que tamos falando.

Y tábamos charrando asina cuando Masgallu garró una zapica y púnxose a tallar una flor galana nella coles sos garres. Los mios amigos quedaron clisaos ante la escena, pero aclare-yos yo l’asuntu:

-Deprendilu yo a tallar de piquiñín. Con eses cuchiellones de les garres amáñase con ello divinamente. Cuando acabe esti par de madreñes que m’encargare Xuan Moñiz d’Ambás voi apurri-yles pa que-yos grabe él un dibuxu curiosín antes de pasar a barnizales.

-¿Pues sabes qué te digo, Xanu?. Que voi dexate agora mesmo encargaes unes madreñes pa migo. Tengo ganes d’andar chóquele-chóquele con elles per ende –dixo Espi la Mariñana-.

-Pues eso ta fecho, Espi. N’acabando esti par póngome coles tuyes, qu’esta temporada ando pa la mano nel asuntu de l’artesanía. Y agora, si vos paez, vamos facer un altu nel llabor y dar una vueltiquina pa espurrir yo un poco les piernes. ¿Acuéi?.

Y Masgallu, Sidru’l Guirriu, Espi la Mariñana y yo punxímonos a caminar un cachín mientres siguíamos parllotiando del asuntu madreñeru. Y foi entós cuando Espi gargolió un cantar bien prestosu sobre esti asuntu:

“Les asturianes/van de madreñes/ruxen los clavos, leré/da gloria oyeles. ¡Ixuxú!."

  -¡Guo! -gritemos Sidru y yo al empar mientres Masgallu iñaba a la so manera...      

                                                                     


                                                              



miércoles, 5 de mayo de 2021

¡Peligru, Will Robinson!

 

La viesca Dayuri, onde vivo, ye como una ñave espacial dientro les viesques asturianes. Pequí pasen humanos aquello, como’l madreñeru andante y desfacedor d’entuertos, Don Quixote de Caravia. O como’l Capitán Peñafrancia, mosqueteru retiráu de los tercios. Tamién equí vivimos seres mitolóxicos, como’l trasgu Manfurada, el Diañu Secañu, o yo mesmamente. Pero nun sitiu asina hai más zurriburri inda. Hoy visitáronme pela mañana la neanderthala Guoné y el robot B9. El nome de la mio amiga vien de que, cuando-y da por correr, entaína tanto que pa parala echámos-y voz “¡Guo, ne!” y xunto asina-y quedó. Lo del robot B9, controlador ambiental, ye otra historia. Anduvo con un grupu d’humanos cuantisimayá perdíu pel espaciu y acabó afincáu nesta viesca, que debe ser lo más asemeyao a un verbeneru d’estraterrestres.

Pues como vos digo, esta mañana vinieron a visitame Guoné y B9. Púnxose ella a tresnar unes arbíes de piedra sentada a la solombra mentes yo trepaba ferrando y poniéndo-yos unes canteses a un par de madreñes. El robot andaba al nuestriu alredor pañando datos de la flora y fauna pa los archivos de la so memoria. Foi entós cuando sintimos xiblar pel camín y enseguidina aprució Lluis de Turiellos, qu’empobinó pa onde tábamos y saludónos:

-Ayó, amigos, ¿Cómo lo lleváis?.

-Hola, Lluis –respondí yo-, pues equí anda Guoné iguando aperios de piedra y yo ferrando madreñes. Y ehí aporta…

Asomó entós B9 y Lluis de Turiellos arremelló los güeyos como dos platos y esclamó:

-¡Rediosla, cho!. El míticu robot B9 de la serie Perdíos nel espaciu!. ¡Qué alcordances de cuando guah.e!.

-Hola, Lluis –dixo entós el robot-. Compruebo que conoces les mios andances d’otros tiempos. Veo que yes de l’añada del mio amigu, el rapacín Will Robinson. Bien de peligros-y tuvi encamentao allá pel espaciu.

Entós Lluis de Turiellos carpió y soltónos esta espirica:

-Amigos, allá pelos años sesenta del sieglu pasáu, los televisores entamaron a entrar nes cases de la xente. Yo yera un neñu inda y recuerdo cómo nos clisábamos naquelles pantalles en blanco y ñegro. Recuerdo series prestoses que veíamos cuantayá na televisión: Viaxe al fondu del mar, Bonanza, el Virxinianu, Los Monster, Super Axente 86, Daniel Boone…y les andances del nuestru amigu B9 en Perdíos nel espaciu con varios humanos y, ente ellos, el críu Will Robinson. Naquelles dómines veníamos de la escuela y salíamos a xugar albintestate: al pío campo, al escondite, a tres marinos a la mar, al cascayu, a la goma, al pinchu, al saltu y arroba, facíamos gomeros, echábamos a rodá la peonza, entamábamos carreres de fiches, iguábamos xiblatos con güesos de piescos…¡y milenta trebeyos más!. Dempués echábenmos voz dende casa y yera la hora de dir a facé los deberes, ver un poco la tele si l’había en casa, cenar y achucase. Nada que ver colos tiempos d’agora. Anguaño les coses cambiaron a  esgaya y los rapacinos anden envizcaos y clisaos too darréu en pantalles moviendo los deos a tou meter pelos teclaos. El so mundu ye perestremáu al que vivíamos naquel entós…

-Entós, Xanu, si dacuando apruz per esta viesca un críu y ve al personal qu’andamos per ella y les coses que facemos va pensar que ta suañando –comentó Guoné.

-Pues imaxina, amiga, que te ve cortando un cachu carne con una piedra tallada, o a min coles madreñes en cuellu, o al Capitán Peñafrancia col sombreru y el mosquete. Y nun te digo nada si atopa al Diañu Secañu camudáu nuna cabra y se-y ocurre fala-y…

-Si me ve a min pue identificase más –dixo B9-, la robótica pertenez al so mundu camudada en milenta artiluxos. Claro que pue choca-y la mio pinta de robó antiguu. Agora l’asuntu va más polos humanoides de traces más modernes y asemeyaes a los humanos…

Entos, Lluis de Turiellos, seriu y reflesivu, púnxose él:

-Yo pienso qu’una de les mayores ayalgues de la guah.ería ye la imaxinación. Antes nun quedaba otra qu’echar mano d’ella pa xugar. Pero nun digo yo qu’anguaño nun la usen tamién. De xuro qu’hai rapacería imaxinativo. A vegaes, cuéntes-yos coses del mundu de la imaxinación y pescáncienles dafechu esfrutando d’elles. Nun descartaría yo que, si dacuando dalgún ñeñu viere’l paisanaxe que se meve per esta viesca, pasaríalo de viciu y armaría un espolín tremendu a la hora de tornar pa casa. Igual quería quedase a vivir equí dafechu y too…

Y foi entós cuando B9 soltó la frase mítica que-y dicía a Will Robinson cuando nortiaba un peligru, pero con un añadíu prestosu:

-¡Peligru, Will Robinson!. ¡Nun escaezas enxamás dexar de cultivar la to imaxinación!. ¡Peligru!. ¡Eso enxamás!.

-Pues sí que ye cierto, mialma –añadí yo-. La imaxinación ye un bixu de valor inestimable del ser humanu. Ñon namás que de los rapacinos. De tolos seres humanos a lo llargo de la so vida. Y ye tamién un gran motor qu’emburria pol progresu de la humanidá. Poro, si daqué el día faltare, acabóse lo que se daba, nin.

-Va cayer una ñube dientro una hora –avisó entós B9.

-Pues meyor que vayamos enveredando pa les nuestres moraes, nun vayamos garrar una chupa pistonuda –comentó Lluis de Turiellos mirando pal finxu’l cielu.

Fuimos entós poniéndo-y el ramu a la parrafada y los mios amigos entamaron a enfilar pa los sos llares. Y equí siguí yo esperando la ñube y reflesionando sobre la importancia de la imaxinación y lo ñecesario que ye oxá los peligros que la puen torgar…

                                                               
                            

domingo, 18 de abril de 2021

Desaniciando cormoranes

 


Mengua la cantidá de pexes nos ríos, dicen, dende cuantayá. Y echen la culpa a los cormoranes. Asina qu’hai que desaniciar. Nos últimos dieciséis años yá van eliminaos tres mil trescientos, pero la cosa nun ameyora. Hoi visítame’l mio amigu desfacedor d’entuertos, Don Quixote de Caravia.

-A, Don Quixote, ¿cómo ves tu esti enguedeyu de lo de los cormoranes?. Nada menos que quince grupos conservacionistes tán opuestos dafechu a ello.

-Pues, amigu Xanu, opuestos y pámidea que con razón. Si dempués de tantos años matando a esta triba d’aves la población de pexes, como los salmónidos, sigue menguando habrá que buscar otres esplicaciones. Por exemplu, la contaminación, la estroza de viesques de ribera, los banzaos, el furtivismu, la introducción d’especies foriates, los dragaos y encauzamientos, la propia pesca masificada…

-Comentábame apocayá Lluis de Turiellos que, allá pola villa, daba gustu pasiar cabo’l ríu. Páxaros gorgoritiando, pegues faciendo ñeros, coríos nel agua, gaviotes que remonten ríu arriba, xaronques cantando, cormoranes, garces, martines pescadores, llondros, arriendes de poder ver nalando truches…Comentábame también cómo ye cada vegada más corriente ver xente con cámares y teleoxetivos grabando. Dalgunos son biólogos, profesores y estudiosos. El ríu como bierzu de vida y zona pa observar y espansionar. Prestoso a embute…

-Pues sí, Xanu. Pero’l ríu también ye ñegociu. Milenta llicencies que dan perres al gobiernu asturianu gracies a la pesca. La ñatura y el porgüeyu choquen con frecuencia. Y dempués hai otru tema. ¿De quién son el ríu y la ribera?. Cualquier ciudadanu tien drechu a pescar dientro d’una reglamentación. Pero cualquier ciudadanu tien drechu también a esfrutar de la fauna que cría alrodiu d’ellos. Y nun hai por qué eliminar nada. Esa fauna siempre tuvo ehí. Meyor poner procuru en conservar l’espaciu natural qu’en buscar culpables con desanicios que nun resuelven nada, polo que se ve.

-Almeyor tamos echando la culpa a unes aves d’estroces que causen los humanos. Porque si dempués de dieciséis años desaniciando nun s’iguó’l problema de los salmónidos…

-Según tán plantegando’l tema dende'l gobiernu, l'aquello namás que se va arreglar faciendo desapaecer cualquier especie que vaya’l ríu a pescar, menos los humanos, claro. Y eso ye una barbaridá. ¿Sabes qué vienen demandando dende va tiempu los partidarios de desaniciá los cormoranes?. Pues gárrate fuerte. Plantégase eliminar de les nuestres riberes a los llondros, les garces, los martinos pescadores y, en xeneral, cualquier triba animal qu’incluya pexes na so alimentación. Y munchu güeyu, que too ye entamar por una especie pa llevar darréu les demás.

-¡Ai, Don Quixote, esto pinta feo!. Los qu’esfruten agüeyando pa la ñatura, los que lo pasen perbién grabando o sacando semeyes a les especies animales de les riberes nun paguen por ello. Los que pesquen sí. Y el dineru tira muncho…

-Pues de lo que sí te puedo dar anuncia ye que los cormoranes y dalgunes garces que se veíen estos años pasaos pel ríu, yá se sumieron. Escurro que tán desaniciaos. ¿Vamos poder  velos dacuando?. Amás, pa rematala, tán matándolos en plena época de cría, porque tamos nel tiempu de guariar y echar ñeraes ñueves. Un despropósitu monumental. Y, a too esto, dalgunes son especies vulnerables, como dalguna castra de los propios cormoranes. ¡Menuda incoherencia, miániques!. Una pena.

Y el mio amigu, despidióse de min y echó a andar monte abaxo camín de la villa. Cormoranes, garces, llondros, martines pescadores, la bayura de la fauna de los nuestros ríos y les sos riberes mancorniaos pol propiu gobiernu qu’habría de curiar por ello…Sí, mialma, una pena.