"Xanu, q'entre les ñubes escondido/el to saber me soples pel oído...". L'Ensalmador. Antón de Marirreguera, s. XVII

jueves, 10 de junio de 2021

Sintiendo, allalantrón, una tonada...

 

Taba yo rozando pela tarde cerca’l caborniu, cuando’l velociraptor Masgallu salió h.ispiando pa onde’l camín. Deseguidina aprució acompañáu d’Espi la Mariñana y Lluis de Turiellos, que veníen con unes focetes al costazu. 

-Cóime –díxi-yos yo-, paezme que güe diomos por andar de llimpieza a toos…

-Pues sí, Xanu –arrepostió Lluis-, venimos Espi y yo de llimpiar de morgazu’l castañéu, que nestes dómines xuxe de meter mieu y, ente’l felechu y los escayos, nun hai quien entre allá si nun se roza.

 

-Sabía qu’andábeis per ende –contesté yo-. Enantes sintí cantar, allalantrón, una tonada y paecióme la voz d’Espi. Yá sabéis que los soníos en monte son más ñidios que na villa. Equí sientes bien lloñe les esquiles, cabruñar…y cantar también.

 

-Claro, Xanu. Eché dalguna mientres trabayábamos. Yá sabes que soi cantarina y nun me cuesta gota echar una si cuadra –intervino Espi.                   

 

-Agora que lo pienso, tengo en caborniu un par d’encargos que me fixístis. Voi entrar por ellos. Torno volao.

Metíme entós pa la mio morada y salí darréu colos encargos que fixere. Y púnxime yo:


-Mira Espi, equí tienes el par de madreñes que m’encargasti apocayá, y también unos escarpinos de llana d’oveya xalda. Y tu, Lluis, equí tienes una pipa de maíz ñueva, que ta tuya yá anda mui esgoncipliada.

Agradeciéronme abondo los regalos. Espi calzó les madreñes bien gayolera y Lluis estrenó la pipa nel intre. Entós díxi-y yo a la Mariñana:

 

-A, ne, yá que te sintí enantes cantar allá pal castañéu, ¿por qué nun eches una agora?. La verdá ye que cantes mui curiosino.

 

-¡Claro, hom!. A ver si te gusta esta:
 

Asoméme a to ventana

por ver qué tabes faciendo,

fariñes nuna madreña

vaya muyer de gobierno.

¡ixuxú!

Aplaudimos Lluis y yo’l cantar y díxe-y entós al mio amigu:

-Oi, Lluis, toi pensando que teníes que te poner a tocá la gaita p’acompañar a Espi…

-¡Meca, Xanu –respondió él-, toi yo pa tocar gaites. ¡Si lo más qu’algamo ye a xiblar y mal!.

-Hai una cosina que me presta cuando canta Espi. Ye’l vezu que tien de rematá les tonaes con un ixuxú. Anguaño ye perdifícil sintilo y yo préstame cuando acaben col rinflíu, anque lo importante daveres ye’l cantar y entonalu bien, claro –puntualicé yo.

-Antiguamente l'ixuxú echábenlu muncho. Y ñon namás que pa cantar o amosar allegría. Tamién pa retase y solmenase nes romeríes, o cuando andaben los mozos de ronda, valía pa la folixa y la engarradiella. Un gritu d'afitamientu, mialma -comentó Espi.

-Pues nada, Xanu, yá sabes ónde pues atopar cantadora  cuando quieras sintir una -dixo Lluis señalando pa Espi-. Y agora vamos entainar camín p’alantre, nun vaya echásenos la nueche encima...

Despidímonos entós, y los mios amigos siguieron al so aldu.

Empecipiaba a tapecer. Masgallu y yo dimos una vuelta pela contorna pa curiar que taba too n’orde. La nueche apuntaba que diba tar ñidia y sele. Y, como yá vos cunté dayures, tengo’l vezu dende rapacín de sentame estes nueches albintestate a comer fariñes con una cuyar de madera mientres agüeyo pa les estrelles que ceguñen en cielu. Entré nel caborniu y fixe un platu d’elles. Y equí toi, cola nueche anubriendo la viesca, comiéndoles y mirando pal cielu, mientres siento arruxidar a los grillos y les gates de lluz asonsañen a les estrelles allumando nos bardiales…