miércoles, 5 de mayo de 2021

¡Peligru, Will Robinson!

 

La viesca Dayuri, onde vivo, ye como una ñave espacial dientro les viesques asturianes. Pequí pasen humanos aquello, como’l madreñeru andante y desfacedor d’entuertos, Don Quixote de Caravia. O como’l Capitán Peñafrancia, mosqueteru retiráu de los tercios. Tamién equí vivimos seres mitolóxicos, como’l trasgu Manfurada, el Diañu Secañu, o yo mesmamente. Pero nun sitiu asina hai más zurriburri inda. Hoy visitáronme pela mañana la neanderthala Guoné y el robot B9. El nome de la mio amiga vien de que, cuando-y da por correr, entaína tanto que pa parala echámos-y voz “¡Guo, ne!” y xunto asina-y quedó. Lo del robot B9, controlador ambiental, ye otra historia. Anduvo con un grupu d’humanos cuantisimayá perdíu pel espaciu y acabó afincáu nesta viesca, que debe ser lo más asemeyao a un verbeneru d’estraterrestres.

Pues como vos digo, esta mañana vinieron a visitame Guoné y B9. Púnxose ella a tresnar unes arbíes de piedra sentada a la solombra mentes yo trepaba ferrando y poniéndo-yos unes canteses a un par de madreñes. El robot andaba al nuestriu alredor pañando datos de la flora y fauna pa los archivos de la so memoria. Foi entós cuando sintimos xiblar pel camín y enseguidina aprució Lluis de Turiellos, qu’empobinó pa onde tábamos y saludónos:

-Ayó, amigos, ¿Cómo lo lleváis?.

-Hola, Lluis –respondí yo-, pues equí anda Guoné iguando aperios de piedra y yo ferrando madreñes. Y ehí aporta…

Asomó entós B9 y Lluis de Turiellos arremelló los güeyos como dos platos y esclamó:

-¡Rediosla, cho!. El míticu robot B9 de la serie Perdíos nel espaciu!. ¡Qué alcordances de cuando guah.e!.

-Hola, Lluis –dixo entós el robot-. Compruebo que conoces les mios andances d’otros tiempos. Veo que yes de l’añada del mio amigu, el rapacín Will Robinson. Bien de peligros-y tuvi encamentao allá pel espaciu.

Entós Lluis de Turiellos carpió y soltónos esta espirica:

-Amigos, allá pelos años sesenta del sieglu pasáu, los televisores entamaron a entrar nes cases de la xente. Yo yera un neñu inda y recuerdo cómo nos clisábamos naquelles pantalles en blanco y ñegro. Recuerdo series prestoses que veíamos cuantayá na televisión: Viaxe al fondu del mar, Bonanza, el Virxinianu, Los Monster, Super Axente 86, Daniel Boone…y les andances del nuestru amigu B9 en Perdíos nel espaciu con varios humanos y, ente ellos, el críu Will Robinson. Naquelles dómines veníamos de la escuela y salíamos a xugar albintestate: al pío campo, al escondite, a tres marinos a la mar, al cascayu, a la goma, al pinchu, al saltu y arroba, facíamos gomeros, echábamos a rodá la peonza, entamábamos carreres de fiches, iguábamos xiblatos con güesos de piescos…¡y milenta trebeyos más!. Dempués echábenmos voz dende casa y yera la hora de dir a facé los deberes, ver un poco la tele si l’había en casa, cenar y achucase. Nada que ver colos tiempos d’agora. Anguaño les coses cambiaron a  esgaya y los rapacinos anden envizcaos y clisaos too darréu en pantalles moviendo los deos a tou meter pelos teclaos. El so mundu ye perestremáu al que vivíamos naquel entós…

-Entós, Xanu, si dacuando apruz per esta viesca un críu y ve al personal qu’andamos per ella y les coses que facemos va pensar que ta suañando –comentó Guoné.

-Pues imaxina, amiga, que te ve cortando un cachu carne con una piedra tallada, o a min coles madreñes en cuellu, o al Capitán Peñafrancia col sombreru y el mosquete. Y nun te digo nada si atopa al Diañu Secañu camudáu nuna cabra y se-y ocurre fala-y…

-Si me ve a min pue identificase más –dixo B9-, la robótica pertenez al so mundu camudada en milenta artiluxos. Claro que pue choca-y la mio pinta de robó antiguu. Agora l’asuntu va más polos humanoides de traces más modernes y asemeyaes a los humanos…

Entos, Lluis de Turiellos, seriu y reflesivu, púnxose él:

-Yo pienso qu’una de les mayores ayalgues de la guah.ería ye la imaxinación. Antes nun quedaba otra qu’echar mano d’ella pa xugar. Pero nun digo yo qu’anguaño nun la usen tamién. De xuro qu’hai rapacería imaxinativo. A vegaes, cuéntes-yos coses del mundu de la imaxinación y pescáncienles dafechu esfrutando d’elles. Nun descartaría yo que, si dacuando dalgún ñeñu viere’l paisanaxe que se meve per esta viesca, pasaríalo de viciu y armaría un espolín tremendu a la hora de tornar pa casa. Igual quería quedase a vivir equí dafechu y too…

Y foi entós cuando B9 soltó la frase mítica que-y dicía a Will Robinson cuando nortiaba un peligru, pero con un añadíu prestosu:

-¡Peligru, Will Robinson!. ¡Nun escaezas enxamás dexar de cultivar la to imaxinación!. ¡Peligru!. ¡Eso enxamás!.

-Pues sí que ye cierto, mialma –añadí yo-. La imaxinación ye un bixu de valor inestimable del ser humanu. Ñon namás que de los rapacinos. De tolos seres humanos a lo llargo de la so vida. Y ye tamién un gran motor qu’emburria pol progresu de la humanidá. Poro, si daqué el día faltare, acabóse lo que se daba, nin.

-Va cayer una ñube dientro una hora –avisó entós B9.

-Pues meyor que vayamos enveredando pa les nuestres moraes, nun vayamos garrar una chupa pistonuda –comentó Lluis de Turiellos mirando pal finxu’l cielu.

Fuimos entós poniéndo-y el ramu a la parrafada y los mios amigos entamaron a enfilar pa los sos llares. Y equí siguí yo esperando la ñube y reflesionando sobre la importancia de la imaxinación y lo ñecesario que ye oxá los peligros que la puen torgar…