miércoles, 27 de enero de 2010

Guoné y el coneyu con cara sustu.


Guoné ye una amiga mía del clan de los homones, una triba pervieya que vive nes cueves de les nuestres viesques. Dixéronme que'l so nome vien de que cuando entama a correr, si dalgún ñarru como yo se-y altraviesa na trayectoria, acháplalu como una machucona.

Taba yo l'otru día echando una rocada cabo'l caborniu col trasgu Manfurada. Falábamos de coses imposibles, como qu'esti país esconsone dacuando. Entós vimos pente un claru de l'arboleda pasar escopetáu a un coneyu con cara sustu. Darréu asomó Guoné con un garrote arremangáu intentando aperrilla-y na cocorota pa cazalu. Dexemos tar la cosa y siguimos a lo nuestro.

Pero, de sutrucu, vemos pasar per delantre de nosotros a la rapaza que s'acurrucó, pálida como la lleche preso, cabo un carbayón y ensin gorgutar. Detrás apaeció'l coneyu que s'engurrionó xunta ella muertu mieu y ellí taben los dos metiós ún pela otra como dos amigos del alma. Yo apurri-yos una zapica lleche y una escudiella de castañes cocíes y punxéronse a comicales acuruxaos.

Foi entós cuando sentí gritar a Manfurada:

-¡Mira, Xanu, per ellí va un grupu de feseanios!-

Efectivamente, dende una llombuca vimos cómo pasaben, a un tiru de gomeru, un grupu de feseanios de caza. Esta triba xabaz ye pertemida por toles demás que viven nestes viesques. Llámenlos los xíbaros de los ástures pola so capacidá de reducir al mínimu la intelixencia d'aquellos a los que prinden, asina como por practicar el canibalismu sobre la castra de los falabables, unos habitantes bien pacíficos que namás que quieren que los dexen falar en paz.

Al cachu alloñáronse. Reparemos entós Manfurada y yo en Guoné y el coneyu que siguíen amedranaos al llau del carbayón. Y voi yo y coménto-y al trasgu:

-¿Viesti, Manfurada?. Ye realmente increyible les aliances, munches veces contra natura, que se puen observar cuando los afectaos nortien un enemigu común gafu y descomanáu...-

-Efectivamente, Xanu, les aliances más impobables danse nesos casos, magar delles veces hailos tán testerones que nin asina. Como en too, esisten les esceiciones-.

Entós, como si un rellugu nos allumare al empar na mente, el coneyu, Guoné, Manfurada y yo, esclamemos al empar:

-¡Los asturianos!.-