lunes, 29 de junio de 2009

Don Quixote de Caravia

El mio amigu Don Quixote de Caravia ye un desfacedor d'entuertos idealista y simplayu. Recuerre los caminos y caleyes asturianos vestíu con traxe tradicional y un trabucu que carga con arbeyos, nun vaya ser que l'arme más gorda de lo que quixere. Cada vegada que lu atopo y me paro a echar una rocada con él siempre saca la mesma espirica últimamente. Entama y acaba poniendo pingando a la triba política que mangonia esta tierra como si fuere la so corrada particular.


Diz él que ye un bandoleru modernu y que la so xera ye eliminar la zuna y los comicios ellí onde s'alcuentra'l poder pa cambialos pol xacíu y la voluntá de facer el bien a los ciudadanos. Y, claro, cuando hai dalguién a parte de min que lu escucha, esfuérzase por disimular la risa y xuxúriame a la oreya que tamos ante un chifláu.


Pero yo nun toi mui seguru de que Don Quixote de Caravia seya un chifláu. Porque cuando me paro a reflexonar nel mio caborniu sobre les andances ya idees d'esti personaxe singular éntrame la dulda de si los chiflaos nun seremos los demás que, pudiendo botar votando a los qu'utilicen la maquinaria del poder pa frayanos dafechu, testeriamos una y otra vuelta por engolalos nos sos tronos dende los que practicar el so despotismu.