martes, 30 de diciembre de 2008

El baille del rabileru Mederu.


Manfurada y yo somos unos fartones, tengo que lo reconocer. Apocayá tábamos esbillando unes panoyes pa moler los granos pa fariña. Cuntábamos facer unos tortos de maíz enriba una llábana en caldia y acompangalos con unes bones escudielles de lleche recién catao de cabra bermeya como pa tar rellambiendo los focicos una selmana.


Tábamos asina entreteníos nesta xera cuando aportó perellí'l rabileru Mederu. Ye ésti un músicu ambulante ciegu qu'echa cantares a la manera antigua acompañándose con una gaita de rabil. Vienen siempre con él un par d'esguilos que lu guíen como llazarinos pa que nun zapique con nengún raigón de la viesca nin tenga percance dalu.


Averose a onde nosotros y apurrímos-y una bona caciplada de vinu y un cachu curiosu de quesu pa él y un par d'ambozaes de bellotes pa los esguilos. Entós Mederu sentóse y entamó a tocar unos sones prestosos a esgaya y los esguilos punxéronse a baillar bien gayasperos. Al pocu tiempu empecipiaron a llegar más esguilos, melandros, pegues y otra carrapotada más d'animales de la viesca qu'axeitaron ellí una folixa de lo más prestosa. Recuerdo qu'hebo un momentu en que Mederu púnxose solemne y tocó un son de tastu medieval que tolos presentes danzaron garraos pel moñín a la manera d'una danza prima. La lletra dicía asina:


Toca'l xuglar,

trasiega'l rei,

trebeya'l conde,

blinca'l bufón

ya'l pueblu vive por nada

en pernada.

Canta'l xuglar,

fefalfia'l rei,

revicia'l conde,

galde'l bufón

ya'l pueblu muerre en pernada

por nada.


Dempués tornaron toos a la pandorga y yo voi cuntavos tola verdá. Manfurada y yo nun fuimos a aguantar el pruyiciu d'axuntanos al baille y entremos de calón allá. Al día siguiente, col amanecerín, desperté y ellí yá nun había naide. Empobiné a cuatro pates hasta'l caborniu y comprobé que nun quedare gota de sidra, nin de vinu, nin de resquemín. Esbarrumbéme otra vuelta y tuvi dormiento y rinflando nun sé cuántos díes más...

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Política infectada.


Cuando ún se manca y s'infecta la ferida cría materia. Cuando la política s'infecta tamién cría materia. Una materia que chisca, empuerca y acaba infectando a la propia sociedá.


Declaraciones como les que fixo hai un tiempu Aréstegui negando capacidá comunicativa a los falantes d'asturianu, o les más recientes de Lastra oponiéndose a los derechos xurídicos de los usuarios d'esta llingua, incluyendo'l triste pasaxe de la "buela" que dexa a ún xeláu, son exemplos rescamplantes de la materia que supura la infección de la política.


Una infección que s'esparde per bona parte de los miembros d'esta clas na nuestra tierra y que s'espurre pente la mesma sociedá como un andanciu.


Lo más grave de les infecciones ye que si nun se curen puen producir efectos fatales. Y nel nuestru casu tenemos una d'un tamañu tan bultable qu'amenaza con graves amputaciones y a la propia salú de los nuestros muérganos vitales.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Solsticiu d'iviernu.


Revivir los xuegos,

alicar los vezos,

preservar les tradiciones,

afitar la cultura,

tresmitir la llingua,

curiar y defender lo propio de nuestro,

son el mayor homenaxe a l'alcordanza

d'aquellos que nos precedieron.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Una de mentires


Que mienta yo nun ta bien. Pero al fin y al cabu yo soi ún y poco relevante.


Que mintáis los que podéis tar lleendo estes llinies tampoco ta bien. Pero'l pesu de la vuestra supuesta mentira nun va aportar mui allá.


Pero que mientan el Gobiernu Asturianu y l'Estáu Español, amás de nun tar tampoco bien yá arreblaga los llímites tolerables. Porque ellos son los primeros que tienen que defender los derechos de los ciudadanos y mui concretamente de los ciudadanos asturianos.


Ya'l Gobiermu Asturianu y l'Estáu Español mintiéron-y a les instancies europees alrodiu de la llingua asturiana. Mintieron y ocultaron datos pa detrás. Les xides coles que salieron del poco algame lliterariu del asturianu y de la falta de codificación son como pa respigase. Porque son xides d'eses que suelten a lo xole los rexímenes represores cuando quieren xustificar lo que nun tien xustificación nenguna.


Con esta actitú ocultatoria y de salir con caxigalines ante los requerimientos que se-yos fixeron dexen a les clares que n'Asturies ta produciéndose una persecución idiomática. Y, anque dalgunos s'enfoten en negalo, una clara represión llingüística.


Y acabo entrugándome yo qué nivel de confianza nel Gobiernín ya'l Estáu podemos tener los usuarios del asturianu cuando los que debieren garantizanos los derechos constitucionales que tenemos por usar el nuestru idioma son los que trabayen por negánoslos.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Fuxir de la montera



Siempre me prestaron les coses relatives a la nuestra historia y costumes. Pescudando un día nelles descubrí un datu que nun me cayó embaxo y que dende la sociedá astur de güei paezme que sorprende polo solemne y lloñe del mesmu.




Refiérome a esi vezu del que nos dan cuenta los estudiosos del nuestru folclor referíu a qu'antiguamente cuando l'home d'una casa morría la so viuda ponía la montera del difuntu p'amosar al vecindariu que si yá nun había amu sí que quedaba ama pa gobernar na casería.




Un exempu de determinación, coraxe y enfotu en tirar p'alantre nunos tiempos abegosos onde la xente frayaba de trabayar y raru yera'l casu onde consiguieren salir de probes.




Reflesionando sobre esti fechu, diome por imaxinar a una bona parte de los asturianos d'anguaño, tan daos a la quexa ya'l llantu, que nos empozamos nel más tenebrosu derrotismu munches vegaes namás ver la primer torga nel camín, nuna casería d'aquellos tiempos.




Y, la verdá, que les semeyes que me percuerren el maxín, equivocaes o non, preséntenme una situación triste y, al empar, cómica:




Contemplo cómo l'amu, l'ama, los fíos, los vecinos, los probes col fuelle arrecostines y a tou ser viviente de la quintana saliendo a escape con sólo ver delantre la imaxen de la montera.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Una tarde na bolera.


Ayeri pela tarde fuimos Manfurada, Sidru'l Guirriu y yo a una bolera pa echar una partida de cuatreada.


Lleguemos y entamemos a tirar pa la mano. Pa plasmu de los tres nun fuimos a facer nin un sólu bolu.


Fuimos pa una esquina y punxímonos a discutir mui encaloraos el motivu d'aquel desastre. Dempués d'un bon cachu buscando conclusiones nun lleguemos a nenguna convincente.


Decidimos ponenos a tirar pal pulgar. Ya'l resultáu foi el mesmu. Nin un bolu tan siquiera llogremos facer ente los tres.


Marchemos otra vuelta pa una esquina tratando d'esmesar dalguna causa que nos esplicare aquel auténticu desastre, pero siguimos ensin atopar conclusión dalguna.


Total, que cola moral embaxo decidimos dexalo too pa prau y marchar d'ellí. Foi entós cuando Manfurada, arremellando los güeyos como platos va y diznos:


¡Somos fatos, amigos, fatos dafechu!. ¡Mirái p'allí, mirái pal castru, hom!. ¡Cómo vamos facer un miserable bolu si escaecimos armar la bolera!.


Recordé yo entós cuántes vegaes nos enguedeyamos en discusiones bizantines, proyectos imposibles o batalles irreales, ensin danos cuenta que tenemos lo más básico y principal inda por facer.