viernes, 5 de diciembre de 2008

Una tarde na bolera.


Ayeri pela tarde fuimos Manfurada, Sidru'l Guirriu y yo a una bolera pa echar una partida de cuatreada.


Lleguemos y entamemos a tirar pa la mano. Pa plasmu de los tres nun fuimos a facer nin un sólu bolu.


Fuimos pa una esquina y punxímonos a discutir mui encaloraos el motivu d'aquel desastre. Dempués d'un bon cachu buscando conclusiones nun lleguemos a nenguna convincente.


Decidimos ponenos a tirar pal pulgar. Ya'l resultáu foi el mesmu. Nin un bolu tan siquiera llogremos facer ente los tres.


Marchemos otra vuelta pa una esquina tratando d'esmesar dalguna causa que nos esplicare aquel auténticu desastre, pero siguimos ensin atopar conclusión dalguna.


Total, que cola moral embaxo decidimos dexalo too pa prau y marchar d'ellí. Foi entós cuando Manfurada, arremellando los güeyos como platos va y diznos:


¡Somos fatos, amigos, fatos dafechu!. ¡Mirái p'allí, mirái pal castru, hom!. ¡Cómo vamos facer un miserable bolu si escaecimos armar la bolera!.


Recordé yo entós cuántes vegaes nos enguedeyamos en discusiones bizantines, proyectos imposibles o batalles irreales, ensin danos cuenta que tenemos lo más básico y principal inda por facer.