lunes, 11 de agosto de 2008

Marqués del Pelleyu


Hai años una parexa decidió dir cenar a un restaurante de munchu ringorrango de Xixón. Llamaron y acutaron mesa. Vistiéronse colos paxellos más elegantes que teníen y empobinaron p'allá.

Cuando taben yá sentaos a la mesa vieno a atendelos un camareru que pola manera de falar paecía foriatu. A la hora d'escoyer el vinu, por aquello d'axeitar un ambiente distendíu, dixéron-y en broma que diben tomar un Marqués del Pelleyu. Pa la so sorpresa, el camareru nun gorgutó, dio la vuelta y marchó.

Pasaba'l tiempu y perellí nun apaecía naide. Empecipiaron entós a esmolecese pensando que quiciabes se pasaren de graciosos y que-y sentare mal al que los atendiere l'aquello del vinu. Taben con esto enguedeyaos cuando ven apaecer otra vuelta al camareru, colloráu y afanosu que dirixéndose a ellos va y diz-yos:

"Disculpen los señores, pero en nuestra bodega no hemos encontrado el vino que desean. Si son tan amables, escojan algún otro de los que les ofrecemos en la carta".

Afortunadamente, too quedó namás que nel asuntu del vinu. Porque si se-yos llega a ocurrir pidir pa cenar cordobeyu al fornu, gamusinos a la plancha o ñuños n'almíbare, el probe home chifla seguro...